Los cordones de mis zapatos

Hay momentos en tu vida en que todo converge para anudarte los cordones de los zapatos, juntos.

Caminar así es difícil y además complicado. Una caída pone en juego todo lo que tan cuidadosamente proteges con tus manos, tan ocupadas que no te permiten liberar tus pies.

En esos momentos, lo que te recomiendo es: detente, respira hondo y haz una mirada panorámica a tu alrededor.

Detecta aquello que juega a tu favor, no lo pierdas de vista, y busca un lugar más o menos seguro donde poder depositar todo lo que acarreas, no temas, cualquier cosa será un mal menor.

La prioridad es liberarte los pies, y para ello, vas a necesitar todas tus capacidades digitales. Céntrate en esa prioridad. Libera tus pies. Después, nuevamente disponible para seguir haciendo camino, podrás ver con más claridad si realmente todo lo que ocupaba tus manos es imprescindible.

Con una nueva perspectiva, recuerda, has mirado a tu alrededor, te has agachado y vuelto a levantar. Nueva perspectiva.

Disculpad, pero mi nudo está siendo un poco complicado de deshacer.

¡Hasta pronto!

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Los cordones de mis zapatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s