Los smartphones y nosotros. Los smartphones o nosotros

Seguro que más de una vez te has dado ese micro segundo para pensar qué papel tiene en tu vida tu teléfono móvil ¿te suena? un micro segundo en medio de infinidad de otros pensamientos para acabar con la conclusión: ahora no toca esto, prometo pensarlo después.

El móvil se ha convertido para los extraños en una elemento más para juzgarte, como tu ropa, tu forma d
e hablar o de comportarte. Para los propios en un tema de conversación: “Estoy encantada con esta una nueva app para saber cuando… “. Para los padres en una herramienta de mejor control de los hijos, para los hijos en una vía de comunicación constante con el mundo. Para las parejas en un “sentirte más cerca cuando no lo estás”, para las familias en una fuente de conflicto a la hora de las comidas, o simplemente la causa de un silencio solo roto por el sonido de la cuchara rozando el plato. Para el profesorado en una constante guerra para evitar escapes de concentración, para el peatón en una distracción durante el aburrido trayecto, para el conductor en una bomba de relojería. Para mí, como dice Carles Capdevila en su “
Carta d’amor al meu odiat mobil” (carta de amor a mi odiado móvil), “a veces me temo que vivir tan pendiente de ti no es muy buen vivir”.

Me tomé un par de días de vacaciones, con intención de desconectar de trabajo y redes. No demasiado lejos de casa, justo un lugar un poco diferente, a 2-3 horas de camino en coche de la rutina. ¿Buscar alojamiento sin wifi? ¡¿que dices?! ¿existen?.

Vale, el portátil se queda en casa… pero ¿y el móvil?, ni te lo planteas. Como vas a perder comunicación por dos días con tus hijos, con tus padres, con tus amigos.. con esa gran catástrofe mundial que justo va a pasar y que va a necesitar que tu estés al mando para evitarla… (de acuerdo, ¡llámame exagerada!). Te vas a un par de días a desconectar con tu smartphone en el bolsillo… es decir, con una prolongación de tu portátil, de tu oficina, de tu trabajo… o sea, de aquello de lo que quieres desconectar.

Ahora, valiente, intenta mirar tu facebook obviando las notificaciones de tus páginas de clientes.

Lo dicho, los móviles y nosotros, o los móviles o nosotros.

Anuncios

4 comentarios sobre “Los smartphones y nosotros. Los smartphones o nosotros

  1. Vale, yo en esto hago trampas: tengo movilfobia. Y mis vacaciones, sean donde fueren, son sin ordenador, internet ni móvil. —Un móvil para los cuatro, básicamente para mirar antes de cenar si ha llamado alguna de las abuelas: 30 s de conexión al día.— Y no, no tengo cuenta en facebook ni twiter. Y sólo estoy en dos grupos de «guasá». Si es que soy de un raro…
    Pero sí que noto esa vinculación total y completa a las redes y no sólo por parte de jóvenes.
    Gracias por compartir esta entrada.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s